El valor de la innovación en la Industria Farmacéutica

Tradicionalmente se ha pensado que el éxito de un medicamento depende principalmente de la velocidad en que accede al mercado, la propensión de los especialistas en cuanto a su prescripción o hasta su pronta inclusión en los catálogos institucionales, sin embargo esta realidad es cada vez más lejana; en el contexto actual el valor de la innovación se enfoca sobre un principio fundamental: el desempeño en el mundo real.

En la última década el gasto en salud por persona en México ha aumentado 1.8 veces y una tercera parte de este se dedica a la compra medicamentos. Considerando que aproximadamente la mitad de este gasto lo realiza el gobierno y la otra mitad sale del bolsillo de cada uno de los mexicanos, entonces podríamos entender cómo es que los consumidores están exigiendo evidencia de los beneficios de la innovación al momento de tomar la decisión de compra. Tanto el gobierno como la población en general, están demandando tratamientos que les ayuden a reducir el costo de su enfermedad y mejorar la calidad de vida.

Ante estas nuevas expectativas, la industria farmacéutica está buscando nuevas maneras de satisfacer al ecosistema de salud (médicos, aseguradoras, gobiernos, familiares) a través de la creación de alianzas, el diseño de métodos de financiamiento alternativos y el desarrollo de capacidades internas necesarias para competir en la nueva economía de la salud.

Hoy por hoy, el mercado requiere más información en cuanto al desempeño del medicamento, es decir datos duros que evidencien como el producto reduce el costo total en el manejo de la enfermedad o bien, como satisface una necesidad médica no atendida e incluso como mejora la experiencia del paciente. Al mismo tiempo, busca argumentos que sustenten resultados superiores a los conocidos y por último, demanda modelos innovadores de pago, que demuestre como la compañía farmacéutica está dispuesta a jugársela, a compartir el riesgo y a ser recompensada de acuerdo con el valor que realmente sea capaz de ofrecer.

De la misma manera que estas tendencias siguen consolidándose, específicamente en el mercado local, la sociedad mexicana empieza a configurarse como pieza clave en la transformación del sector salud y principal promotor en la conciencia sobre el valor de los tratamientos, la compra inteligente y el derecho a la salud.

Para satisfacer a estos nuevos compradores, la Industria farmacéutica ha iniciado una cruzada para encontrar nuevas fuentes de datos que le permitan mostrar el valor de sus productos en el mundo real, contar con datos capaces de evaluar el desempeño de sus productos y los beneficios que estos ofrecen a la sociedad, asimismo han empezado a analizar la información pública de salud con el objetivo de identificar necesidades médicas no atendidas y evaluar los resultados clínicos de las terapias actuales de manera que sus desarrollos futuros puedan ofrecer mayor valor.

Vía pwc.com